Un Mundo Feliz

Por: Aldous Huxley

A veces pasa que te encuentras con un artículo, ves un documental y por ahí alguien te sugiere un libro, y todo eso no hace más que ir a un solo punto: ¿somos seres humanos libres? o más bien ¿somos seres manipulados?

Esta obra fue escrita por Aldous Huxley y publicada en 1932, es una obra catalogada como futurista, una ficción del tipo distópico (Representación ficticia de una sociedad futura de características negativas causantes de la alienación humana), pero no han pasado más de 100 años y parece que el futuro ya está aquí.

Esta novela retrata una “sociedad feliz”, porque en este mundo no hay dolor, enfermedad, temor, vejez, las relaciones no están mediadas por ningún sentimiento en particular (más allá del sexual), no existen padres, ni madres, la humanidad es creada en serie – como en una fábrica- y condicionada a lo que ellos necesitan; es decir a trabajar en los roles necesarios dentro de la clase social a la que perteneces, todo ello para mantener un orden social y económico, y si en algún momento tienes un sentimiento de desolación o algo más profundo hacia algo o alguien, existe el “soma”, una droga que es entregada a cada ser humano para espantar cualquier vestigio de dolor, pero eso sí, sin ningún tipo de violencia, pues en esta sociedad no hay “armas”. Todo está controlado, la sumisión y la felicidad hacen una dupla perfecta.

 Sin embargo existen aún sociedades “no civilizadas”, que podríamos llamar en nuestros tiempos “tribus”, que no son más que “salvajes” que tienen que valerse por ellos mismos y lidiar con sus sentimientos porque en su mundo no todo está pensado para “ser feliz”.

Estos dos mundos a través de un par de personajes se encontrarán y podremos evidenciar en qué lugar nos encontramos nosotros, somos maquinas manipuladas por alguien más o somos seres libres que decidimos qué comer, donde trabajar, a quien amar, en quien creer, etc., etc. etc.

Es un libro crítico, un libro que cuestiona la deshumanización dada por la tecnología, es un libro cercano a lo que vivimos cada día. No da respuestas, por el contrario te genera un sinfín de preguntas que quedaran en el aire para que cada uno las resuelva.

Nota: Les dejo aquí una entrada muy buena hecha por otro blogger acerca de este mismo libro.

Un mundo feliz

Anuncios

La Ciudad y los Perros

No estaba en mis planes leer esta novela, pero cuando un escritor la recomienda y prácticamente la exhorta en clases, no hay muchas opciones.

La obra narra la convivencia y supervivencia de unos muchachos entre 14 – 16 años que son internados en el colegio militar Leoncio Prado (La Perla – Callao), retrata el paso de la adolescencia a la adultez de una manera violenta y cruel. Nos acerca al concepto de hacerse hombre en una sociedad como la limeña en los años 50’.

La historia captura, quizás al inicio seguir el hilo sea un poco complejo, pero una vez que estás ahí no puedes detenerte, te acostumbras a la estructura de Vargas Llosa, al juego de narradores, a los tiempos en los que se mueve la narración y a los giros de la historia.

Lo que más conquista son los temas que se abordan: la virilidad masculina, el machismo, la ley del “más fuerte”, la desigualdad social, los primeros amores, el inicio sexual, la violencia y sobre todo “el heroísmo”, ¿Quién es realmente el héroe de esta historia el “Jaguar”, “El Poeta”, “El Esclavo” o el “Teniente Gamboa”? Ya que los personajes que creías descubiertos van dejándose conocer a lo largo de la novela.

Para mí es una novela muy potente, porque se escribe desde adentro, desde la confrontación (en contra de la dictadura militar y de su padre quien lo envió a ese colegio). Como Mario mismo lo ha señalado, él estudió en el Leoncio Prado y no la pasó bien, y eso definitivamente se ve reflejado en esta historia; los personajes tanto el “Poeta” como “El esclavo” tienen mucho de él, son personajes muy cargados emocionalmente.

Es una obra que conmueve, porque te transporta hacia donde ellos están, uno camina al costado de estos chiquillos, los acompaña en cada decisión que toman y es por eso que, al terminar de leerla, uno no sabe qué hacer… hacia donde caminar. Y por último es una novela que perturba, te invita a emitir juicios de valor, hay posiciones encontradas respecto a ¿Quién es el héroe? ¿Quién disparo aquel fusil? Y ¿Qué hubieras hecho tú en una situación similar?

En definitiva, cuando Vargas Llosa escribe desde la herida, le salen obras como estas.

Para terminar, les dejo un extracto de las cartas que se escribió Vargas Llosa con Oquendo mientras estaba redactando los primeros manuscritos de “La ciudad y los Perros” (1985-1963):

 “frente la máquina siento malhumor, palpitaciones, odio, impotencia, excitación, fiebre, frío, diarrea, contención, ahogo, asco, vómito, vértigo, una inexpresable y espantosa desesperación. Dejo la máquina y me acuesto: sueño despeñarme por abismos larguísimos y siniestros en cuyas simas me aguardan las lucientes bayonetas de los cadetes del Colegio Militar como una anchurosa cama de faquir, o revivo los malditos sábados y domingos de consigna, paseándome como una fiera rabiosa dentro de la grisácea cárcel de La Perla, sin poder salir, y las humillaciones matutinas, vespertinas y nocturnas, constantes, ineludibles, bochornosas, de suboficiales, oficiales, brigadieres; la rutina y la disciplina, devorándote como un océano de arenas movedizas, hasta succionarte la más mínima capacidad de raciocinio; la horrorosa soledad en medio de un mundo íntegramente hostil; las noches interminables, tendido en una litera, soñando con Miraflores en la hosca oscuridad de la cuadra; la corrupción, la angustia, las pesadillas, las imaginarias y, en fin, toda la tragedia y el sufrimiento de dos años, que creía olvidados”

Si no la han leído, ¡háganlo!

laciudadylosperros

Los Renglones torcidos de Dios

Por: Torcuato Luca de Tena

Cuando escuché en el canal de una chica española que este era el libro que más había regalado a sus amigos (aun cuando ellos eran muy diferentes entre sí), dije lo quiero. Pero cuando mencionó que este libro trataba acerca de la locura, salí corriendo a comprarlo.

Además de que, según lo que he leído, a pesar de que es una novela de ficción, el autor se ha documentado antes de escribirlo y lo hizo viviendo esa propia experiencia, es decir estuvo internado en un sanatorio para enfermos mentales. De ahí que, creo yo, cuando describe cada situación lo hace de manera tan detallada.

Este libro, como su nombre lo dice de manera metafórica, dice que “los locos son los renglones torcidos de Dios”, es decir, desde su concepción tienen alguna “falla”. El libro habla sobre la locura, te invita a entrar en un manicomio lleno de enfermos mentales donde no se discrimina edad, sexo, estatus social, etc., etc., etc. Pero ellos no están solos. Tenemos a los médicos, cada uno con su propia personalidad, y al personal de apoyo que son los enfermeros. A través de estas páginas conocerás el sacrificado trabajo que realizan, en especial de una de ellas, Montserrat.

Ese es digamos el contexto donde se va a desarrollar la historia principal, protagonizada por Alice Gould, una mujer inteligente, sagaz, calculadora, analítica, guapa y con un buen status social. Ella ingresa al centro psiquiátrico para realizar una investigación, dado que es detective y su cliente necesita saber quién mató a su padre, y ella piensa que el asesino está en ese centro.

Sin embargo, el director del sanatorio, quien se suponía que sabía de esta historia y que debía tenerla recluida en el centro sabiendo que ella no sufre ninguna paranoia, no sabía nada y obviamente la considera una enferma mental que está creyendo toda esta historia inventada por ella misma.

Es ahí donde empieza la trama de la novela, esa búsqueda de la protagonista por hacer prevalecer su cordura, y teniéndose como aliada a sí misma. Dado que es una persona que sabe cuestionar y que posee un grado de inteligencia superior al promedio, los mismos médicos no la perciben como una enferma, pues pueden mantener una conversación hasta de carácter científico con ella.

¿Pero estará ella realmente loca? ¿Es el director la persona más ecuánime para evaluar el estado de esta paciente? ¿Sus resentimientos personales serán más fuertes que su conducta profesional? O por el contrario ¿nos encontramos ante un caso especial donde la protagonista aparenta ser una persona “normal” en tanto no cuestionen su versión?

De eso va, no puedo contarles el final, sólo les puedo decir que me encantaría que este libro lo haya leído alguien más para compartir ideas, porque yo tengo varias sueltas.

El libro tiene un poco más de 400 páginas, es de ritmo variable, es decir hay algunos capítulos que enganchan más que otros, sin embargo, si alguien anda buscando algún libro sobre la locura, este libro definitivamente lo es.

El gran valor para mí del libro, es que me creí la historia. Por unas semanas he andado metida en un centro psiquiátrico como paciente, como médico, como enfermera y eso ha hecho que el libro valga la pena.

Les dejo un texto del libro, que me gustó mucho:

“La verdadera locura quizá no sea otra cosa que la sabiduría misma que, cansada de descubrir las vergüenzas del mundo, ha tomado la inteligente resolución de volverse loca.”

renglonestorcidosdediosn